A MI HIJO LE DUELEN SUS ÓIDOS ¿TENDRÁ UNA INFECCIÓN?

Otalgia

Dolor de Oídos

La otalgia (dolor de oídos) es un motivo frecuente de visita a nuestra consulta de Otorrinolaringología. Cuando la otalgia ocurre de forma súbita y se acompaña de síntomas otológicos como otorrea (salida de moco o pus por el oído), hipoacusia (sordera) o vértigo, la causa de la otalgia se encuentra en el oído (otalgia primaria).

Sin embargo, cuando la otalgia es más prolongada sin síntomas otológicos agudos, es posible que la causa se halle fuera del oído (otalgia secundaria o referida). Es lo que ocurre en la mitad de los adultos con otalgia. Una causa frecuente de otalgia de éste tipo en los niños son los procesos inflamatorios en la faringe, por dar un ejemplo.

Otitis Media Aguda

Las enfermedades infecciosas del oído son las protagonistas de otalgia primaria, y entre ellas la más importante, por su frecuencia y relevancia clínica, es la otitis media aguda (OMA). Entre los niños de 6 y 24 meses de edad, la OMA es muy frecuente, y se considera que a los 3 años el 80% de los niños ha sufrido un episodio.

 

En Estados Unidos, se estima una prevalencia de OMA del 24,6% entre los niños menores de 2 años que acuden a la consulta de pediatría. El esfuerzo de nosotros los otorrinolaringólogos debe estar dirigido a diferenciar la OMA de otras infecciones del oído externo y medio.

 

La otitis media serosa (OMS) es la principal entidad que plantea confusión con la OMA y ocasiona numerosas prescripciones antibióticas inadecuadas.

Otitis en Niños y Bebés

Síntomas de la OMA en niños y bebés

Los niños y bebés con otitis tendrán síntomas, que se manifiestan con dolor intenso, llevándose las manos a los oídos. Los afectados también presentarán cambios en el apetito o en el sueño, agitación e irritabilidad, supuración saliendo por los oídos, dificultad para escuchar correctamente, náuseas y fiebre. 

La infección del oído medio produce un acúmulo de pus y fluidos, que presiona sobre el tímpano, ocasionando dolor y pérdida de audición en el niño. 

Ocurre, sobre todo, en los meses fríos, es muy dolorosa y, en casos muy severos, puede provocar una pérdida auditiva, por lo que se hace necesario un diagnóstico y tratamiento, lo antes posible.

 

Causas de la otitis en niños y bebés
Las trompas de Eustaquio de los niños, que son un canal que une la nariz y el oído, son más cortas y horizontales que en el adulto. Esto favorece que los mocos de la nariz pasen fácilmente al oído, donde se convierten en caldo de cultivo de virus o bacterias, y se desarrolle la otitis.

Así, se produce la infección que cursa con inflamación y produce dolor. Esta enfermedad es más común en niños pequeños porque su anatomía favorece el paso de los gérmenes de la nariz al oído porque el camino es más corto.

Otras causas que pueden desencadenar la otitis son las infecciones del oído repetidas, la obstrucción infecciosa, mecánica o alérgica de la trompa de Eustaquio.

Diagnóstico de la otitis en bebés y niños

El diagnóstico médico se realiza mediante la exploración del interior del oído con un otoscopio, un aparato que introducimos en el interior del oído para comprobar el estado del oído medio, y se completa con un examen de las vías respiratorias y de la garganta, aparte de una evaluación de los síntomas del niño.

 

¿Cuál es el tratamiento de la OMA en niños?
Tratamientos médicos
Es muy importante tratar de identificar los factores de riesgo que pueden favorecer una OMA. Algunos ejemplos serían la exposición del niño al humo de tabaco, la existencia de enfermedad de reflujo gastroesofágico, el tipo de alimentación que recibe el niño, la forma en que se le da mamila etc. 

Los niños de guardería son más propensos a éste tipo de infecciones. Todos estos factores se toman en cuenta con la idea de disminuir la recurrencia de ésta infección en nuestros pacientes. 

Una vez realizada una buena historia clínica procedemos a realizar una exploración de nuestro paciente. Si la infección se debe a bacterias, generalmente prescribimos antibióticos (fármacos antibacterianos). Si la infección es vírica, los antibióticos no ayudarán.

El uso de antibióticos cuando no son necesarios puede resultar nocivo y puede provocar la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos. 

Siempre prescribimos analgésicos como ayuda para que usted o su niño se sientan mejor mientras la infección sigue su curso.